MODERNA BUENOS AIRES

Bereterbide, Fermín

1899, Rosario / 1979, Buenos Aires

Egresó de la Escuela de Arquitectura de la UBA en 1918.  
En 1920 ganó el Concurso para casa colectiva en Flores, organizado por la Unión popular católica. En 1925 ganó los concursos para vivienda colectiva de Los Andes, Flores y Palermo, organizados por la Municipalidad de Buenos Aires, de los que sólo se construyó el primero; en estos conjuntos incluyó servicios comunes como jardín de infantes, biblioteca, sala de espectáculos, servicio médico, comercios, baños públicos y lavaderos. En estos planteos respetó la trama urbana en damero, consolidando la manzana con pabellones que reconstruyen la línea municipal y respetan las ochavas, y dejando el interior para espacios verdes y de uso social. En su arquitectura hay una depuración de formas y reglas del sistema clásico, conservando ciertos elementos de la construcción tradicional, como la simetría y las proporciones de los aventanamientos; ladrillo a la vista y cubiertas inclinadas están presentes en esta etapa. Luego irá eliminando colores y texturas buscando una imagen más moderna.

…”La gente siempre querrá saber, lo necesita, dónde está la entrada de su casa, su vereda, su grupo vecino inmediato, querrá confirmarlo en la costumbre cotidiana, y será capaz de aceptar versiones nuevas siempre que éstas sean capaces de cumplir, aunque sea de otra manera, dichas funciones tradicionales. A este manejo de lo socialmente instaurado en la memoria colectiva y los modos de vida no fueron capaces de responder aquellas macro arquitecturas de los 60 y los 70”.  Fermin Bereterbide.

En 1941 gana el concurso para vivienda colectiva de la Av. Rivadavia 5118, organizado por la Cooperativa El Hogar Obrero, junto con W. Acosta, y A. Felice; el proyecto responde a un programa de viviendas masivo, presentando tanto en lo constructivo como en lo funcional, características que lo ubican como precursor en nuestro país.
En 1948 construye el edificio de Güemes 4426, CABA, con características peculiares de ubicación de edificio en el lote.  Se apoya sobre una medianera, y se abre hacia un jardín lateral, escalonándose desde el fondo hacia el frente de manera totalmente vidriada. 

La ideología socialista de Bereterbide impregna su obra con criterios de justicia e igualdad social, a lo que se suman ideas higienistas de vanguardia en Europa: higiene física (asoleamiento, ventilación e iluminación naturales) e higiene moral (todas las unidades tienen el mismo criterio funcional, de confort y de relación con los espacios verdes). 

También trabaja intensamente sobre la ciudad y el urbanismo: en 1932 realiza un proyecto para la apertura de la Av. Norte-Sur (Av. 9 de Julio) que no fue ejecutado.  Trabaja junto con Ernesto Vautier en una obra de difusión “qué es el urbanismo”  que culmina en un esbozo de Plan Regulador Regional para Buenos Aires, donde se plantea la necesidad de considerar la totalidad del Gran Buenos Aires y no sólo la ciudad.  En 1935 junto a Dourge, Prebisch y Vautier forma parte de un grupo liderado por W. Acosta para organizar un CIAM local, iniciativa que tiene poco desarrollo.  Entre 1937 y 1947 forma parte de la Comisión de Estudio del Código de Edificación, formulando un cuerpo legal que entró en vigencia en 1944 (propone entre otras cosas liberar suelo urbano como espacio verde aumentando la altura).  Trabajó en los proyectos para el Plan Regulador de Mendoza (1942) y para la reconstrucción de San Juan (1944). 

Fueron temas de estudio a los que se dedicó a lo largo de su vida, la vivienda colectiva, vivienda popular y vivienda mínima, forma de ocupación de los lotes, tejidos urbanos, loteos y amanzanamiento; sus reflexiones sobre ellos pueden encontrarse en diversos artículos publicados en Nuestra Arquitectura, Revista de Arquitectura y Revista del CACYA.

En 1959 escribió el libro “La vivienda popular”, donde volcó sus ideas sobre arquitectura habitacional, gestión y financiamiento. 

Políticamente opuesto al gobierno del GOU y al peronismo, en 1947, en la entrega de premios para el concurso para la Sede de la Secretaría de Aeronáutica, cuyo proyecto ganó una mención, Bereterbide le negó el saludo al presidente Perón, lo que le valió su expulsión de las funciones públicas que ocupaba y de la SCA.  Fue aislado profesionalmente y recluido durante un tiempo en prisión.  Su obra se mantuvo casi en el olvido hasta principios de los ’80 en que su figura modernizadora pero no radical, con un equilibrio entre aceptación y transformación de lo existente, empezó a ser reivindicada y valorizada.

 “Hizo como pocos arquitectura moderna argentina de alta calidad al servicio de la gente, guiado por sus concepciones socialistas, por criterios que amalgamaron lo bello con lo funcional y por un perfeccionismo que el desarrollo tecnológico estimuló”. Eduardo  Molina y Vedia.

Bibliografía

  • Diccionario de Arquitectura en la Argentina Estilos obras biografías instituciones ciudades Jorge Francisco Liernur, Fernando Aliata Editor: Berto González Montaner Clarín arquitectura, 2004.
  • Tomo a-b. Vanguardias Argentinas. Obras y Movimientos en el siglo XX. Editor: Berto González Montaner.
  • Arq diario de arquitectura, Clarín AGEA 2005. Fermín Bereterbide J. Molina y Vedia. Buenos Aires, 1998. 
  • http://www.myvs.com.ar/f-h-bereterbide-arq/

Obras Destacadas