MODERNA BUENOS AIRES

Orbaiz, Silverio Mateo

1911 / 1974

El arquitecto Silverio Orbaiz egreso de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires el 2 de abril de 1935, siendo el matriculado n° 426 del Colegio de Arquitectos. Contemporáneo y participe en la sobresaliente camada de arquitectos que reflexionaron y cuestionaron la enseñanza clásica basada en academicismos franceses e italianizantes. Perteneció a este círculo académico virtuoso y rupturista, con colegas de renombre como Mario Roberto Álvarez, Casado Sastre, Julio Aranda y Alfredo Agostini.

Hijo de inmigrantes Vascos establecidos en La Pampa, que súbitamente deciden volver a España, a radicarse en Madrid. Allí Silverio Orbaiz realizó sus estudios secundarios y previo a comenzar la universidad, los conflictos incipientes que anticipaban la guerra civil española, propiciaron un repentino cambio de planes y toda la familia se repatriaría por segunda vez en la Argentina. Ya en Buenos Aires y de manera definitiva, Silverio Orbaiz realizaría su formación universitaria como arquitecto.

Hacia 1937 conforma el estudio Carreño Orbaiz arquitectos, ambos con menos de 30 años de edad. Los primeros edificios realizados, permitió pronto a la firma radicar sus oficinas en la Av. De Mayo, 6° piso, en el último nivel de “El Purgatorio”. El estudio tomaba a cargo todas las etapas de diseño del proyecto, la entera ejecución de la obra, y posteriormente la administración por periodos nunca menores a 5 años. Esto suponía una garantía de mantenimiento y respeto por la obra en caso de reparaciones o adecuaciones tecnológicas. Este círculo virtuoso, se apoyaba en un plantel de profesionales multidisciplinario, siendo parte del equipo proyectista un joven Roberto Frangella y Mario Taglione, entre otros.
En 1939 los recién egresados Carreño y Orbaiz reciben una mención en el concurso Nacional de Viviendas Rurales del Banco Nación y sus primeras obras construidas han sido como constructores de edificios de propiedad horizontal cuyos proyectos pertenecían a otras firmas de arquitectos. Los primeros proyectos propios vieron luz, como indicaba la tendencia de la época en la creciente ciudad de Mar del Plata, realizando casas de veraneo. 

Aquellas primeras fueron en sociedad con el prestigioso arquitecto Rodríguez Etcheto. La producción del estudio tomo notoriedad con la remodelación del antiguo hotel y confitería “Scafidi” en el peñasco de Cabo Corrientes, en la misma ciudad en 1943. Aquellas obras, continuistas del estilo conservador de la ciudad, no carecían de valor y proponían con contundente materialización en piedra y madera. 
El salto de escala, sucedió con los edificios de Propiedad Horizontal desarrollados a partir de 1945 que serian la tipología que abarco el 90% de la producción durante 40 años. La composición giraba sobre la liviandad y transparencia, pero con sabiduría no se abandonó la investigación sobre los materiales y ello fue una constante en la elaboración de fachadas del estudio Carreño y Orbaiz, incorporando revestimientos, coloraciones y texturas en pos de una modernidad que proponía un dialogo con la ciudad.

Los particulares y seleccionados mármoles de planta baja, la jerarquía de sus halles ampulosos y los vidriados accesos, así como su austera y abstracta composición de fachadas serían las características sobresalientes de su arquitectura. La oportunidad de construir varios proyectos sobre la avenida Luis M. Campos, en el barrio de Belgrano -en algunos casos hasta vecinos entre si-, les posibilitó indagar sobre cuadras contiguas una continuidad estética casi monolítica mediante la composición de planos salientes en fachada, los llenos y vacíos, sumado a un dialogo espacial entre la vereda pública y los anchos halles de recepción acristalados.

Desarrollaron también una serie de edificios industriales y de logística, así como varias obras del sector de laboratorios y droguerías, además de obras en el interior del país donde se destacan algunos edificios de propiedad horizontal en la provincia de Mendoza de donde Abel Carreño era oriundo.

A principios de los años 70, los vaivenes económicos hicieron mella en el esquema de desarrollo de edificios de P.H que ejercía el estudio y dejaron a la firma Carreño y Orbaiz al borde de la quiebra. El mal momento subsumió a Silverio Orbaiz en una profunda depresión que lo llevaría a alejarse del estudio, quedando su lugar a cargo del arquitecto Fernando Orbaiz, uno de sus dos hijos arquitectos.
Silverio Orbaiz fallece en Buenos Aires en 1974 y la firma ahora en manos Abel Carreño y Fernando Orbaiz continua por una década más. Ya en los años 80 la firma se renueva bajo el nombre de Estudio Orbaiz y asociados, hasta su disolución en 1993 y la venta del piso 6° en el Edificio Barolo, ya no más El Purgatorio.

Las obras que más se destacan son Av. Luis María Campos 1602, Av. Luís María Campos 1626, Av. Luis María Campos 1640, Av. Luís María Campos 1666 y 1700, Av. Libertador 5322, Av. del Libertador 5428, Bulnes 1840, Marcelo T de Alvear 1777, Riobamba 920, Zavalía 2084 pasante 3 de febrero 2073, Teodoro Gracia 1711,Callao 1852.

 

Bibliografía

  • Revista de arquitectura, junio 1943 nro270
  • Revista de arquitectura, octubre 1939 nro226
  • Revista de arquitectura, mayo 1935 nro171
  • Revista de arquitectura, agosto 1934 nro 163
  • Archivo matriculados CPAU
  • Arquis, Patrimonio Moderno 1940-50-60, Gustavo Robinsohn, Martin Torrado, 2012
  • Colaboración especial de familiares.  Arq. Matías Orbaiz

 

Obras Destacadas