MODERNA BUENOS AIRES

Edificio Av. Santa Fe 1781

1936

Residencial

UBICACIÓN

Av. Santa Fe 1781

Recoleta

ver en Google Maps Ubicación en Google Maps

MEMORIA

Se trata de un edificio de renta en un terreno de 8,66m que cuenta con planta baja con un local, vivienda del portero y sótano de servicios.

Tiene un desarrollo de ocho pisos de departamentos individuales cuyos dormitorios ventilan al frente y el living al patio de aire y luz. La terraza accesible por los copropietarios es proyectada con un jardín.

“Para que los principios que inspiran la arquitectura contemporánea tuvieran una integral aplicación, serían necesarias una serie de condiciones retardadas, hasta ahora, por los factores que traban la marcha libre de todas las ideas revolucionarias: prejuicios, intereses particulares, a veces legítimos y otras veces espúreos, legislación siempre en atraso con relación a la cultura de la época, etc. Le Corbusier ha precisado, con claridad deslumbrante, las premisas indispensables para que pueda cuajar en realidad su ciudad futura: instrumentos legislativos adecuados al servicio de una autoridad amplia que permitan organizar la vida en las aglomeraciones urbanas, poniéndola a tono con las exigencias espirituales del hombre moderno, sirviéndose de las conquistas de la ciencia y la técnica de la época.

Los arquitectos conquistados por las nuevas ideas se ven así, en el ejercicio de su profesión, emparedados entre una doctrina clara, inteligente, fecunda y progresiva y las ‘condiciones ambientes’ que no permiten sino una labor fragmentaria, insuficiente y contradictoria. No es, pues, de extrañar, que entre los más impresionantes apunte un poco de decepción, determinada por el violento contraste entre las grandes esperanzas que hicieron concebir para el porvenir inmediato los enunciados de la nueva arquitectura y los resultados forzosamente reducidos que pueden esperarse de su aplicación en las circunstancias actuales.

Pero no es el desaliento el que ha de sacarnos del ‘impasse’. Si se tiene en cuenta que cada uno de los ‘estilos’ conocidos necesitaron no decenas, sino centenas de años para llegar a su madurez, no puede pretenderse que la nueva arquitectura, aún en estar época de ritmo acelerado, rinda todos sus frutos en breve plazo, cuando las soluciones enunciadas no sólo preconizan la aplicación de nuevas técnicas, sino suponen necesariamente y en cierto grado, la transformación económica, social y política de la sociedad actual.

El arquitecto ha de encontrar en la limitación fatal de su propia obra, no sólo la oportunidad de ejercer su oficio con eficacia, sino también la de perfeccionar sus soluciones, aportando elementos que han de servir en el mundo arquitectónico, necesariamente transformado, del futuro.

Tal es la idea que, a nuestro juicio, alienta e inspira ésta y otras obras del Ing. Vilar, y constituye uno de los factores que han valorizado su trabajo hasta convertirlo en una de las manifestaciones más interesantes y positivas de la arquitectura argentina.

Como el mismo ingeniero Vilar lo enunciara con precisión y claridad, en una ocasión en Nuestra Arquitectura (Jul 1934), al referirse a su empeño de standarizar la planta de edificios a levantarse sobre el lote-tipo, ‘con la actual variedad desordenada e inconsciente, encarecemos enormemente la vivienda y nos alejamos de la perfección; porque sólo es posible aprovechar las experiencias de una planta o tipo de construcción cuando puede insistirse sobre ese mismo tipo, como sucede con la construcción de automóviles’.

Eso explica perfectamente la semejanza de la planta de esta obra del Ing. Vilar que publicamos hoy con otras de su mismo estudio; esfuerzo interesante que muestra al proyectista entregado con optimismo al propósito de crear, en las condiciones precarias que él no puede transformar, viviendas que ofrezcan al habitante moderno, el ambiente necesario para una vida más tranquila, más confortable, más sencilla y más independiente del mundo físico, a la vez que va tratando de elaborar, pacientemente, por el perfeccionamiento paulatino, elementos útiles para el futuro.”

Extractado de: Nuestra Arquitectura an 7, no 78, ene 1936

Bibliografía

  • Nuestra Arquitectura an 7, no 78, ene 1936.

OBRAS RELACIONADAS