MODERNA BUENOS AIRES

Química Shering SA

1938

Fábricas

AUTORES

UBICACIÓN

Monroe 1340

Belgrano

ver en Google Maps Ubicación en Google Maps

MEMORIA

El continuo aumento de la producción en la Química Schering S.A. y la necesidad de elaborar nuevos preparados exigieron la construcción de un edificio que respondiera de la manera más eficiente a todas las necesidades del establecimiento.

Después de buscar una ubicación que contemple las facilidades de comunicación y la posibilidad de lucir el edificio se adquirió el terreno de la esquina de las calles Monroe y Migueletes.

Como en todos los edificios industriales, se ha requerido al proyectar el de la Química Schering, un estudio y conocimiento muy detenido de las funciones a que está destinado y de los factores locales que intervienen.

La química Schering S.A. ha construido ya varias grandes fábricas de esta índole sobre todo en Alemania y en las principales ciudades del mundo, lo que ha permitido aprovechar experiencias de gran valor para la concepción de la planta.

La curva del aumento de la producción de esta firma en nuestro país, ha exigido prever la posibilidad de futuras ampliaciones independientes en las distintas secciones de la instalación sin afear el conjunto del edificio.

La categoría y aplicación de los productos de esta industria, tan ligada a las actividades científicas de la medicina, son factores que no han podido dejarse de lado al encarar la faz arquitectónica del proyecto, habiéndose procurado un tratamiento que por su dignidad y composición exprese algo más que una simple fábrica; si bien es oportuno recalcar que existe la tendencia actual de tratar las fábricas como asuntos de franca arquitectura y hasta de carácter monumental que significan emporios de trabajo, inteligencia y progreso social.

Y como un edificio de esta índole no tiene porqué ser de aspecto lóbrego, se planteó como solución fundamental destinar un pedazo de terreno útil y muy necesario para jardín sobre la fachada principal. Es una verdadera lástima que, en ubicaciones como la del nuevo edificio, no se haya realizado el arbolado de las calles, obligando la construcción más adentro de la línea para conseguir jardines que neutralicen con un poco de naturaleza la falta de alegría de nuestra ciudad.

El jardín del frente se ha dejado ex-profeso sin verja, para que resulte simultáneamente un complemento de la calle y del edificio.

El establecimiento de la Química Schering consta de oficinas, fabricación, depósitos, lo que ellos llaman “servicios sociales” y dependencias generales.

La planta tiene en conjunto la forma de una U con el frente principal en la base, sobre calle Monroe y las alas o cuerpos laterales aislados por juntas de dilatación que evitan también la transmisión de ruidos.

En el cuerpo central se han ubicado las oficinas que incluyen las secciones de propaganda, venta y fotografía, ocupando un piso cada sección.

La parte de fábrica ocupa el ala derecha y consta de una serie de locales especiales distribuidos según el orden y requerimientos de la fabricación y del embalaje.

El ala izquierda se destina a depósitos comunicándose ambas alas por el subsuelo que es a la vez depósito de materias primas y local de máquinas.

Se han proyectado, además, varios locales sanitarios distribuidos convenientemente, con vestuarios para ambos sexos.

En el contrafrente del terreno y cerrando el gran patio central, existe un edificio independiente destinado a garajes y depósitos especiales con un ala adyacente en la que se ha ubicado un gran comedor y living-room para personal con cocina y galerías anexas y una enfermería con sus dependencias.

La solución de la planta en U, con las secciones principales independientes, permite ampliar separadamente cada una de ellas, haciendo nuevos pisos altos y, en cuanto a las alas laterales, pueden también ampliarse en planta hacia el costado sur.

Sobre el frente principal se han ubicado adosadas, la entrada del público y empleados y la de vehículos y mercaderías, desembocando ésta en el gran patio central y en forma de que un solo portero controle todo el movimiento.

El edificio ha sido construido por la Geopé y terminado en un plazo de 7 meses gracias a un notable esfuerzo de buena organización.

El esqueleto es de hormigón armado, dividido como se ha dicho en tres secciones, y los trabajos de fundación han sido difíciles y costosos a causa de encontrarse muy cerca la napa freática, lo que ha exigido muy buenas aislaciones con fieltros asfálticos y un sistema de drenajes previsto para el caso de elevación extraordinaria de la napa, en cuyo caso tales drenajes descargan en un pozo provisto de bombeo automático.

Los techos son planos, aislados con dobles capas de Celotex y cubiertas asfálticas.

El tratamiento de los interiores en los locales de público, oficinas principales, laboratorios y ambientes de fabricación fina, responde a las tendencias contemporáneas y a un aspecto especialmente higiénico y luminoso.

Bibliografía

  • Nuestra Arquitectura, no 110, sep 1938.

OBRAS RELACIONADAS