MODERNA BUENOS AIRES

Parque Micaela Bastidas

2003

Infraestructura
Espacio Público - Parques

AUTORES

  • Arq. Graciela Novoa
  • Arq. Alfredo Garay
  • Arq. Néstor Magariños
  • Arq. Eduardo Cajide
  • Arq. Irene Joselevich
  • Arq. Adrián Sebastián
  • Arq. Marcelo Vila
  • Arq. Carlos Verdecchia

UBICACIÓN

Dique 2. Puerto Madero Este. Bvd. Azucena Villaflor, Julieta Lanteri, Bvd. Rosario Vera Peñaloza y Av Calabria.

Puerto Madero

ver en Google Maps Ubicación en Google Maps

MEMORIA

El proyecto para el parque Micaela Bastidas se enmarcó en la propuesta ganadora del Concurso Nacional de Anteproyectos para las “Nuevas Áreas Verdes para Puerto Madero y la Revitalización y Puesta en Valor de la Costanera Sur”, convocado para resolver el conjunto de espacios verdes públicos delineados por el Plan Maestro de Desarrollo Urbano para Puerto Madero. Los dos grandes parques proyectados, Micaela Bastidas y Mujeres Argentinas, conforman una unidad junto con la plaza Raquel Forner. Los vincula una misma mirada acerca de cómo intervenir los espacios vacíos asimilando la construcción de un parque a la de un edificio, definiendo una lógica espacial y funcional pero a partir de otros recursos materiales. Se caracterizan por su topografía conformada a partir de un significativo movimiento de suelos. Estos parques responden, por una parte, a su diseño basado en la relación de tensión entre dos elementos predominantes del paisaje: la trama de la ciudad y la naturaleza del río. Por otra parte, se buscó evocar a las barrancas características de varias de las plazas viejas de Buenos Aires ubicadas cerca del río y se utilizó como recurso para elevar los parques y liberar por debajo de ellos el espacio solicitado para estacionamientos en las bases del concurso. 

Particularmente el parque Micaela bastidas se estructura a partir de desniveles que delinean su relieve característico y diferencian “ambientes” otorgándoles escala y carácter particularizado, por medio de senderos y de tres gaviones de piedra que contienen la pendiente. Se pueden diferenciar así dos sectores. El primero, en relación a la trama urbana, presenta los puntos altos del terraplén de 5 metros de altura y se caracteriza por ser más abierto; el segundo, de cara al río, es más llano y frondoso. Como parte de ese primer sector, la articulación con el borde de la ciudad es generada por tres áreas de forma ojival, separadas por los gaviones. Estas ofrecen usos específicos: La Plaza de los Niños con áreas de juegos particularizados por edad; la Plaza del Huerto con canteros que contienen diferentes variedades de rosas que componen el Rosedal del Sur; y la Plaza del Sol, con plataformas de madera para recostarse. Así, se crean “recintos” caracterizados a partir de los componentes paisajísticos y su función. Recorre la parte media del parque, en sentido norte- sur, en forma de zig- zag y sobre el nivel más alto, el llamado Camino del Alto, que bordeado por tilos y variando su ancho arma plazas secas. Asimismo, en sentido transversal a este, cruzan unas sendas enlazando los puntos altos con la zona baja cercana a la Costanera por medio de escaleras y rampas. De esta manera se conjugan dos escalas, la de un espacio público de muy amplia superficie con una escala más similar a la de las plazas barriales. Como intermediario con el borde urbano aparece el parque Virginia Bolten, que presenta un sendero longitudinal acompañado por bancos, jacarandás y un suelo ondulado, sumando entre ambos 10 hectáreas.
 
Obtuvo el premio 2004 SCA-CPAU DE ARQUITECTURA Gran Premio Compartido Arquitectura de Espacios Exteriores y Paisajismos.

Bibliografía

 

OBRAS RELACIONADAS